sábado, 30 de abril de 2016

Camino de vuelta (y media): Buscando un papel en la historia

Aun a sabiendas de que cualquier regreso al pasado es necia impostura, un empeño en mostrar el propio relato como otro exempla del apotegma cesarista, tan verosímil como inquietante, de "vence quien permanece", en lugar del cuento de inicios inciertos que siempre acaba aún peor porque termina, no obstante, es evidente que todo el que sigue aquí tiene algo que contar a los victoriosos, los que viven, incluidos los que se supone vivieron lo contado, para los cuales no deja nunca de ser una sorpresa esa vida en común pasada por las letras, sobre todo a manos de otro. Puestos así, solo se trata de esbozar, al modo naturista, algunos pasajes deslavazados, jirones cual cuentas de un rosario roto, obscenos tal vez, o así lo espero, rehilados del recuerdo de unos años (entre 1973 y 1987, aunque la Transición en sentido estricto fue entre diciembre de 1976 y octubre de 1982), a fin de enturbiar con fea tinta esa agua cristalina que nos hemos forjado como origen de nuestro paraíso, y ello con un doble objeto. Uno, para poner en solfa esa mitología de culto que se cierne divina y terrible como madre de todas las mentiras, tan beatificable como una puta. Y dos, para camuflar en esa trivilalización, que incluye al mismo cefalópodo revisionista que todo escritor lleva dentro, sin desvelarse enteramente entre la bruma, pues la verdad es tanto más creíble cuanto más insondable parece. A eso van estos apuntes contra el alzheimer propio. Quienes puedan sentirse molestos por aludidos tengan presente que siempre serán más baratos que otras medicinas.

El engendro


...Poco tiempo antes habíamos iniciado conversaciones con los enviados Pteneros, que vinieron de La Mancha dando un rodeo desde Murcia, en una carambola muy típica del misterio y oscurantismo que acompañan a la conspiración,

jueves, 28 de abril de 2016

Espera, ponte así


La democracia ha vuelto a triunfar. Después que Sánchez el Picapedrero haya renunciado a un gobierno paellero,

Lápida


El pobre Cervantes acabará mal si sigue siendo español. ¿No sería mejor que lo adoptaran los ingleses? Mira a Picasso lo bien que le ha ido con los franceses.

lunes, 25 de abril de 2016

Agenda oscura

La mayoría de los pobres disponen hoy día de un aparato con agenda electrónica incluida. Solo que la llevan vacía. Si algo caracteriza al paria de hoy es una agenda virgen. Yo mismo creo que tengo una. Pero no sé ni dónde para.

viernes, 22 de abril de 2016

Lápida


La escritura es un diez por ciento creación y un noventa por ciento autocensura.

jueves, 21 de abril de 2016

Lectores


A cuatros siglos de Cervantes la clave de publicar sigue siendo tener la edición vendida de antemano.

martes, 19 de abril de 2016

Decoración

La principal filosofía de vida hoy es la de hacerse el tonto, muy ligada a eso tan de moda de la inteligencia psicológica

domingo, 17 de abril de 2016

Lápida refrán

Normas para formar gobierno:

El primero, fue a santiguarse y se sacó un ojo, y el segundo, a la Virgen, salves y a los Cristos, credos, pero los cuartos, quedos.

jueves, 14 de abril de 2016

Lápida


Los futbolistas viejos son galgos ricos. Por eso, en vez de colgarlos, los exilian.

Esterilizados

Mi admirado Albiac, fiel a su afrancesamiento ilustrado y al olor de los lodos, miasmas y marrones fruto de esa norma que pena con requisas brutales y hasta robo descarado de la pensión, a perceptores empeñados en insistir activos en el trabajo intelectual del burrapateo y afines tras acceder a su postrera condición de limosneros de pro, ha ido a soltar una boutade y ha acabado profiriendo lo que en manchego se dice gorrumbada, pues, aspirando a una salida del tiesto llamativa por ingeniosa, ha conseguido una sentencia jactanciosa del copón al decir que la norma “supone la esterilización de los que se dedican a la escritura”. 
Lo cual, aunque se agradezca por lo que toca, es mucho decir. Y no solo por los que hace mucho andan estériles, unos de motu propio, bien por serlo de nación (independientemente de ser vascos, castellanos o catalanes) y no darles mucho más de sí el juntaletras, pese a su mucha palabrería; bien por haberse hecho hace tiempo ellos solicos la vasectomía literaria (o ligadura de plumas, o vasectosuya, ellas). Por lo cual resulta al menos pretencioso culpar a la capaora administrativa de la falta de elam vitae de que adolecen sus tinteros. Que no es su caso.

Adivinar el escritor paniaguado
A no ser se refiera a otra cosa, la de siempre, el ungüento benéfico como objeto oscuro pero clarísimo del deseo de todo aquel que anda a la greña negro sobre blanco, la mayor parte de los cuales se quedan en lo último, o alpiste. Pero hay quién no. Que es de los que habla me temo, el mentado vocero. Muchos de los cuales (no todos, gracias a las musas) dedican su asueto, que no jornada laboral, a crear para la principal correduría y también compradora de sus productos, y sobre todo mayor pagador, que es la administración, que en su mejor (o peor) calidad de gestoría de clases pasivas y activas, y por activa y por pasiva gran gerente del gremio, les contrata para reconocer servicios, premiar lealtades, con ayudas, conferencias, tribunales, lecturas, colaboraciones o fotos, para mayor solaz de perplejos. 
Es la ayudica, el sobresueldo paniaguado que revive (si es que murió) la gracia del aquel señor benefactor avalista del escritor que, biennacido, le hacía el elogio previo (y que ahora es permanente). Y si los esterilizan, ¿quién escribirá? Pues los pobres, los que no trabajamos ni por la costa (por ser de interior). Y es que este Montoro es mejor que Lenin.