sábado, 21 de julio de 2018

Ficciones y contradicciones. Contribución a la crítica de la ecología política (para un planeta más justo, naturalmente). Post-it 3.

Del Diccionario de Autoridades (Postmodernas)

   Loro de chip
Básicamente se trataría de loros, cacatúas o guacamayos con uno o varios chips  incorporados de modulación de voz, timbre y recursos estilísticos regulables por mando a distancia doméstico para oír en sonido ‘rasp’, en boga entonces, las listas de éxitos de la juventud de lo/as amo/as de caso/a en orden a alegrar su labor.

jueves, 19 de julio de 2018

La pajera


Europa, que es ese sitio donde hasta la derecha es socialista, acaba de aceptar la fórmula ibérica de “vivir a pajera abierta” como compatible o al menos no herética con sus principios cuentaguijas, al dejar que sureños desmanotados tan de de pro como nosotros, nos podamos saltar gayamente el techo de gasto y pasarnos por el forro la contención del déficit. 
Ignoro si se trata de indulgencia o de otra trampa atrapapardillos mediterráneos. De gente tan delgada no te puedes fiar. Hombre, de un abisinio sí, pero no de quien tiene para comer. Algo pasa con el que puede llenar el frigorífico y luego se come una bolsa de ensalada (entre cuatro). No es solo cuestión de modas o cultura, pues luego bien que se ponen hasta las patas a la que caen por el desagüe hasta aquí. Es ideología. 
Profesiones del gasto sin techo (de gasto)
El protestantismo, además de como ideal de contención, comedimiento y sobriedad (a ratos), se inventó sobre todo como un mecanismo de frugalidad para un entorno donde había poco que mascar. Lo que no quiere decir que en nuestro medio predomine el lema de reventar como pellejos porque aquí sobrara, sino que, en su lucha contra natura que es toda religión, el luteranismo se hincó más en cercenar, frustrar y anular esos deseos corporales, quizá por serle más urgentes. 
Y ahí siguen, delgados… y queriendo que todos los estemos. Pero es que, bajitos y delgados, y ya sin oficios para ejercer de tales como toreros, mineros o segaores, y en pleno socialismo hospitalario, recién inaugurado por P.S., y quizá ya refrendado por Europa, es de camareros, cocinicas, limpiadores, sanitarios, asistentes, guardas, socorristas, ambulancieros y animadores varios, de lo que nos toca hacer para vivir. Para lo cual hace falta mucho gasto y pajera abierta. Por eso lo de Europa, que también se beneficia, aunque sea en vacaciones. 
Amateurs sintecho del gasto (del techo)
Aunque no descarto que, en pleno verano, y deseando emprender como están, su huida de cura anual al sur a ponerse a hinchaperros, y no por este orden, de melón, cerveza y tinto de verano –vale, para Juncker que sea doble–, se hayan entregado al desatino estival y pensado: total, la vida son cuatro días; ya los pillaremos a la vuelta. O eso, o es que son más buenos que Marc Gasol.

miércoles, 18 de julio de 2018

Crisis de fe


A veces tiro al cubo de la basura plástico, hojalatas, papel. Para que se jodan. No sé quiénes, pero ellos.

lunes, 16 de julio de 2018

Mundiales

África sigue sin existir. Ha ganado un mundial y como si nada.

Alzamientos

Ábalos no cree que se puedan sacar este mes los restos de Franco del Valle de los Caídos. Parece que no, pero el Síndrome del 18 de julio sigue más vivo que su ejecutor.Ya puestos, podían reponer la paga extraordinaria; algo sacaríamos en claro.

Ojo de verano


jueves, 12 de julio de 2018

Veraning


Sánchez y Torra están que lo petan. Con fuentecita y todo. Los expertos se debaten entre si es solo un ligue de temporada alta o la típica serpiente estival, pero la cosa, aunque tierna, suena ya a canción de verano de las de antes, el negro no puede, el chiringuito, cachete con cachete, pechito con pechito, la batidora, y todas aquellas con las que Georgie Dann hiciera sus agostos, si bien la de Los pajaritos también les pegue. 

Lápida


Hoy más que nunca no te puedes fiar ni de lo que piensas.

martes, 10 de julio de 2018

Camino de vuelta (y media): La vuelta –imposible– a los orígenes 1

Aun sabiendo que cualquier regreso al pasado es necia impostura, un empeño en suscribir el viejo apotegma cesarista, tan verosímil como inquietante, "vence quien permanece", y porque el que sigue aquí tiene algo que contar a los victoriosos, los que viven, sobre todo a los que se supone vivieron lo contado, para los cuales no deja nunca de ser una sorpresa esa vida en común pasada por las letras, a manos de otro, aquí va un esbozo, al modo naturista, de algunos pasajes deslavazados, jirones rehilados cual cuentas de un rosario roto, obscenos tal vez, o así lo espero, de unos años, entre 1973 y 1987, a fin de enturbiar esa agua cristalina que nos hemos forjado como origen de nuestro paraíso actual, y ello con un doble objeto, uno, para poner en solfa esa mitología de culto que se cierne divina y terrible como madre de todas las mentiras, tan beatificable como una puta; y dos, para camuflar indesvelado en esa trivilalización al mismo cefalópodo revisionista que todo escritor lleva dentro, pues la verdad es tanto más creíble cuanto más insondable parece. Apuntes contra el alzheimer propio, que siempre serán más baratos que otras medicinas para aquellos cuyo recuento les resulte molesto. 
O también podría valer lo dicho, mucho mejor que yo, por L.-F. Céline: 
"La gran derrota, en todo, es olvidar, y sobre todo lo que te ha matado, y diñarla sin comprender hasta qué punto son hijoputas los hombres. Cuando estemos al borde del hoyo, no habrá que hacerse el listo, pero tampoco olvidar, habrá que contar todo sin cambiar una palabra, todas las cabronadas que hayamos visto en los hombres y después buscar el pico y bajar. Es trabajo de sobra para toda una vida."


 La estrategia del Karakol
Si el Gabardina había sido el vehículo de un grupo más o menos amplio y transversal en varios sentidos, el monte de espumas, en palabras de Martí, o la espuma final de un largo vaso vital que tras su apuración resultó apenas nada, Radio Karakol, que iba a ser algo así como la alianza caótica de las diferentes tribus indias contra el Custer del morcillismo democrático, iba a constituir para mí la última batalla en que me (pre)despedí del mundillo contestatario rojo.
Anarcos, trostkos, peceros rebeldes, maoístas, radicales libres, follapavas, burguesetes, inconformistas esotéricos, rockeros, badanas, artistas, jipis, popis, sacabarrigas, putas, jazzies y piratas berberiscos. Todos esos salvajes de boquilla o no y alguno más, en desorganizada grey, se pusieron más o menos de acuerdo contra el fascismo renovado inherente al poder, para joder la bienpensancia, torear al gobernador, aburrir a la policía y marear con su programación al resto de la oficialidad y a sus mismos oyentes, que no la encontraban en el dial. La última vez en que los restos del naufragio local de un mundo ya extinto dieran testimonio de la vieja utopía antes de expirar y diluirse en la miasma postcapitalista, algo cuya dimensión sólo puede reconocerse si se estuvo allí de alguna forma.
Reunión de la Junta Democrática, la famosa plataforma para el cambio de la transición.
Qué lejos quedaba ya.

domingo, 8 de julio de 2018

MIRADAS

comestibles

Paradojeando

Aquello de tratar al prójimo como a uno mismo, la gran ley económica del trueque relacional, parece que ya pasó su momento, habiéndole sucedido lo que podríamos llamar gestión del prójimo, derivada de la gestión contractual de todo que ahora somos, pues mientras que la filosofía se ocupa del ser o su pareja (la nada, el mundo, Dios, etc), la sociología triangula el juego a partir de lo que interfiere lo dual, las clases, los medios de comunicación, etc, e intermedia la vida como un espejo o como un prisma, rebotándonos sus haces de luz confusos que dan la forma chinesca de nuestra paradoja.

sábado, 30 de junio de 2018

Letras p'al cante: cartageneras

Será por tu sinvivir
que yo no tenga remedio,
válgame Dios que te quiero
la mitad que tú a mí.

Calcula si estoy enfermo.

El día que a Santa Inés,
patrona de la pureza,
le dije lo que en tu reja
hicimos aquella vez,
se sonrojó de vergüenza.

Lápida


Ahora caigo: lo de Monedero con Soraya solo fue un micromachismo.

jueves, 28 de junio de 2018

La esperanza nunca se pierde


Seamos sinceros, los coreanos nos han dado una alegría, y no solo a los mejicanos –“coreano, hermano, ya eres mexicano”, coreaban estos en mariachi subido, al ver su victoria, no se sabe si a un tal Kim Young  (nada que ver con Neil Young pero casi igual de alto) o a un Son, que sin ser hijo suyo, sino de la fortuna, ya han adoptado los charros como tal–. 

miércoles, 27 de junio de 2018

Agenda socialista


Migrantes, feminismo de régimen, Valle de los Caídos, etarras, secesionistas y TVE, como presos políticos del PP, memoria histórica, el típico viajecito de luna de miel a Marruecos, Franco, niños robados (durante dictadura). Más que una agenda socialista esto parece la enciclopedia Álvarez.